Quiénes Somos

RESUMEN DE LA HISTORIA Y MISIÓN DE LA IGLESIA NUEVA VIDA INTERNACIONAL

En el mes de septiembre del año 1987 dio su inicio la iglesia “New Life Fellowship” (NLF), atendiendo a una visión que Dios le dio al Pastor Pedro Scazzero, quien pertenecía a la Alianza Cristiana y Misionera de Queens; para que formase una iglesia bilingüe (español – inglés) en la ciudad de Nueva York. Más adelante el 24 de febrero de 1991, la Iglesia Nueva Vida tuvo su histórico primer servicio; como una forma de dar respuesta de parte de Dios, a las necesidades espirituales, afectivas y emocionales de la gran población de inmigrantes hispanos ubicados en la ciudad de New York y zonas aledañas.

Los Pastores Julio y Leonor Rodríguez llegaron a la Iglesia Nueva Vida en el verano del año 1990 por intermedio de los Pastores Luis y Luz Linares, primeros pastores hispanos de la iglesia que colaboraban con el Pastor Pedro. Recibieron al Señor como Salvador personal en agosto y fueron bautizados el 31 de diciembre de ese año; y desde su inicio, comenzaron a colaborar en los grupos de células y en otras actividades de la iglesia.

Desde el 15 de octubre del año 1995 el Pastor Julio Rodríguez, Ingeniero Químico de profesión y ex-ateo, junto a su esposa, la Pastora Leonor, Maestra Normal de profesión; han tenido la responsabilidad de pastorear esta iglesia con la dirección y ayuda del Espíritu Santo -Y con la colaboración de muchos líderes y fieles servidores-

     

En el año 2000 comenzamos a trabajar en el campo misionero, fundando obras y colaborando con pastores y misioneros en varias naciones; y en noviembre del año 2002 se inició la “Escuela de Líderes” para entrenar efectivamente a las personas que han decidido servir a Dios en el área que Él les ha llamado.

NUESTRA MISIÓN

Como iglesia buscamos cumplir con nuestra misión, la cual es: P. A. D. E. (Pescar – Asimilar – Discipular – Enviar); en obediencia al último mandato de Jesucristo antes de dejar la tierra, el cual reflejaba Su profundo deseo de que las naciones sean salvas:

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20).

Debido a que La Iglesia es el único instrumento de Dios para lograr hacer realidad el sueño de Jesús, debemos comprender muy bien qué significa ser discípulo de Cristo y cuál es la responsabilidad que involucra a todos los miembros; sin importar raza, preparación académica, o condición social.

Cuando Cristo pensó en hacer discípulos, tenía en mente dos aspectos: el “Ir” y el “Hacer Discípulos”.

El ir tiene que ver básicamente con la actividad que realiza la iglesia para buscar a los que no conocen de Cristo; lo cual debe ser el primer paso de la iglesia en su propósito de obedecer la gran comisión. El discipulado va más allá; es formar verdaderos creyentes.

Hacer discípulos es más que predicar el evangelio. Es cuidar al recién nacido espiritualmente, y ayudarle a que se afirme en su decisión por Cristo; de tal manera que experimente un cambio de vida y se involucre en la iglesia. De este modo, recibirá enseñanza básica sobre cómo llevar su nuevo estilo de vida, y cómo ser un eficaz testigo de Cristo.


page1image35747232
NUESTRA MISIÓN DE VIDA: P. A. D. E.
(Pescar – Asimilar – Discipular – Enviar)

 

Jesús dijo: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20).”La Gran Comisión” no consiste sólo en la predicación evangelística, sino que también implica hacer discípulos; es decir, ayudar en el crecimiento espiritual a aquellos que hemos alcanzado para el Reino de Dios.Por eso, siempre debemos tener en cuenta:

  • PESCAR: Predicar el evangelio, las buenas nuevas de salvación; para que las personas reciban perdón de Dios y la salvación en Cristo.
  • ASIMILAR: Facilitar importantes herramientas y conocimientos al nuevo convertido, que le han de ayudar en la edificación de su nueva vida en Cristo. También se le recomendará integrarse a una Célula Bereana, en la cual recibirá cuidado pastoral y se afirmará en los fundamentos de la fe cristiana.
  • DISCIPULAR: Enseñar y dar libertad para actuar.“Enseñar y Permitir Hacer”; Que el discípulo “Aprenda Haciendo” … Esto permitirá que las personas maduren espiritualmente; y que por sí mismas descubran lo que Dios quiere hacer en ellas, y a través de ellas.
  • ENVIAR: En esta etapa al discípulo se le asignan nuevas tareas, buscando que repita en otros el mismo proceso que se siguió con él. Podrá también servir al Señor como un líder de célula.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS GRUPOS DE CÉLULAS

Las Células Bereanas están diseñadas para favorecer:

  1.  El Crecimiento Espiritual; y
  2. El Cuidado Pastoral.

En ellas hay más oportunidades para desarrollar los ministerios de cada miembro, permitiendo un fluir de sus dones y talentos.

  • Los miembros se vuelven activos, dejando de ser pasivos; lo que conlleva al crecimiento espiritual.
  • Los nuevos creyentes se involucran más pronto, invitando a sus familiares y amigos a las reuniones del grupo; lo que conlleva al crecimiento numérico.
  • Los miembros aprenden a orar eficazmente, desarrollando el don de la intercesión; y se animan a orar más al escuchar los testimonios de cómo Dios contesta las oraciones. Jesús dijo:

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.” (Juan 15:16)

Tú también, involúcrate en la visión. Dedícate a servir al Señor.
Él nos dice: He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según se su obra (Ap. 22:12)

 


NUESTRA VISIÓN

En la Iglesia Nueva Vida, queremos que cada miembro sea equipado para que pueda:

  • Crecer en su amor a Dios;
  • Servir con sus dones espirituales
  • Hacer discípulos a la vez que viva entre los perdidos.

Para dicho fin llevamos a cabo reuniones dentro y fuera del templo, como sucedía en la iglesia primitiva:

Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.” (Hechos 5:42)

Tenemos las “Células Bereanas de Crecimiento Espiritual” que se realizan en hogares y otros lugares convenientes, siguiendo el ejemplo de los Bereanos:

Y éstos (los de Berea) eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11)

Hemos comprobado que en estos grupos hay más oportunidades para desarrollar los ministerios de cada miembro, pues:

  • Hay un fluir natural de sus dones y talentos.
  • Los miembros se vuelven activos, dejando de ser pasivos; lo que conlleva al crecimiento espiritual.
  • Los nuevos creyentes se involucran más pronto, invitando a sus familiares y amigos a las reuniones del grupo; lo que conlleva al crecimiento numérico.
  • Los miembros aprenden a orar eficazmente, desarrollando el don de la intercesión.

La historia bíblica nos relata que los primeros cristianos se reunían en hogares bajo la unción y dirección del Espíritu Santo; y en nuestra iglesia procuramos que estén presentes en cada uno de los grupos de Células, los elementos que caracterizaban las reuniones de la iglesia primitiva:

  • Unidad (Hechos 2:44-46)
  • Alabanza y adoración a Dios (Hechos 2:47)
  • Enseñanza de la Palabra (Hechos 5:42)
  • Llenura del Espíritu Santo (Hechos 2:2)
  • Predicación del evangelio (Hechos 10:22)
  • Oración (Hechos 12:12)
  • Ministración unos a otros (Hechos 2:44-46; 1 Pedro 4:10)
  • Participación de todos, para la edificación mutua (1Cor.14:26)
LO QUE PRACTICAMOS

En la Iglesia Nueva Vida se predica la sana doctrina y procuramos poner en práctica todo lo que Dios nos dice en Su Santa Palabra; Adoramos a Dios con todo el corazón, en espíritu y verdad; Ministramos al ser humano completo (espíritu, alma y cuerpo), tanto en el área espiritual como en la social; reconociendo que el evangelio tiene una doble dimensión: vertical (hacia Dios) y horizontal (hacia el ser humano);

  • Practicamos la confraternidad con otras congregaciones cristianas, siempre y cuando nuestros principios de fe no se vean afectados.
  • Respetamos y obedecemos las leyes de nuestro país y como ciudadanos ejercemos todos nuestros derechos constitucionales.

La Iglesia Nueva Vida ha sido fundada por Dios mismo. Él le ha dado el crecimiento y Él la está llevando a la perfección en Cristo.

Falta un largo camino por recorrer, pero:

hasta aquí nos ha ayudado Jehová” (1 Sam. 7:12)

y sabemos que Su fidelidad es para siempre, y que Él va a continuar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Dios ha querido hacer historia en la Iglesia Nueva Vida y nos ha dicho:

…y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo” (Éxodo 34:10)

Consideramos un gran privilegio de parte de Dios el poder pertenecer y colaborar en esta Su obra.

¡Toda la gloria sea para Dios!

Back to top